CONSEJOS PARA CUMPLIR LOS PROPÓSITOS DEL NUEVO AÑO (consejos de psicólogos)

Después de los excesos de las fiestas de fin de año, las resoluciones para lograr un estilo de vida más saludable están a la orden del día.

Las promesas son simples, aunque ambiciosas: básicamente, se trata de reemplazar viejos malos hábitos por otros que hagan bien al cuerpo y la mente.

Pero cumplirlas suele ser más difícil de lo que parece. Y muchos desisten en cuestión de semanas.

Pero a no desesperar: la psicología puede ayudarnos. Para que este año las resoluciones tengan larga vida, aquí te presentamos cinco consejos que aumentarán tus probabilidades de éxito.

1. Persistir

El psicólogo Richard Wiseman, de la Universidad de Hertfordshire, en Reino Unido, ha hecho investigación sobre las claves para mantener las decisiones de cambio.

Ilustración de un hombre entre un bocado de brócoli y uno de pizza

En un estudio con 5.000 personas que habían hecho resoluciones de fin de año, quienes mostraron menor índice de éxito fueron aquellos que tenían una “actitud fatalista” frente a distintos aspectos de la vida.

Según Wiseman, es muy probable que los viejos hábitos regresen con alguna regularidad, con lo cual es importante ver esos reveses como ocasionales y temporarios y no como una excusa para abandonar el proceso de cambio por completo.

El fracaso ocasional es “la principal causa que frena a la gente” en el cambio, señala el psicólogo.

“Si después de empezar una dieta tienen un día en que atacan la lata de galletas, muchos tienden a pensar ‘ya está, fracasé’ y se rinden. Pero la clave es combatir ese fatalismo con persistencia“.

La perseverancia es la clave: tras un revés, recomenzar al día siguiente.

2. Crear redes de ayuda

No se ningún secreto: con ayuda, las cosas son más fáciles.

Una mujer en una bicicleta acompañada de un perro

El apoyo de la familia, los amigos e incluso los compañeros de trabajo resulta fundamental para que logremos sostener los cambios y no perdamos de vista los objetivos.

Aunque, según los expertos, las mujeres tienden a beneficiarse más de estas redes de contención que los hombres. Y son mejores también para ofrecer apoyo.

Las mujeres suelen ser mejores para ofrecer apoyo moral. Los hombres tienden a tratar de incentivarte a que comas ese postre que estás tratando de evitar”, señala Wiseman, así como a restarle importancia a los pequeños cambios de conducta que, sumados, permitirán alcanzar los objetivos finales.

3. Llevar un registro del cambio

La tarea de llevar un registro de los cambios cotidianos, por pequeños que sean, puede ayudar considerablemente en el proceso, no sólo porque obliga a revisar conductas a menudo sino también porque permite poner en perspectiva los logros acumulados.

Un hombre escribiendo en un diario

Esto puede hacerse mediante un registro público, como un blog, o con herramientas más personales e íntimas, desde un diario hasta un documento de Excel o unas notas en la puerta del refrigerador.

Por ejemplo, es importante apuntar cada visita al gimnasio, el menú del almuerzo o cada vez que se logra resistir la tentación de comer una porción de pastel.

También es importante, dicen los psicólogos, llevar una lista de control que muestre cómo va a mejorar nuestra vida una vez que alcancemos las metas.

Y permitirse pequeñas recompensas a lo largo del proceso para mantener los niveles de motivación.

4. Plantearse objetivos alcanzables

Los psicólogos no se cansan de repetir esta máxima: las resoluciones tienen que ser alcanzables. Objetivos a la medida de nuestras posibilidades y cuya consecución sea medible y verificable.

Snacks

Ponerse la meta de correr una maratón este año, por ejemplo, puede ser demasiado para alguien que no tiene experiencia previa en correr. Mientras que el vago propósito de “ponerse en forma” puede ser difícil de medir.

“Quizá es más efectivo comenzar diciendo ‘voy a ir al gimnasio una vez por semana’ y luego incrementarlo a dos veces”, aconseja Wiseman.

Y es importante ser realista: para aumentar las chances de éxito, es mejor elegir un objetivo en el que concentrarse de manera exclusiva, más que tener un montón de resoluciones que intentemos conseguir en simultáneo.

5. Entender los disparadores

Es importante conocer cuáles son los catalizadores de las viejas conductas que queremos cambiar, para poder evitarlos si queremos desarrollar hábitos más saludables.

Cigarrillo partido en dos y aplastado

Pueden ser medidas sencillas, como no tener galletas en la casa si eso es lo que nos tienta para abandonar la dieta. O entender cuáles son los disparadores del estrés que nos lleva a desear un cigarrillo y atentan contra la resolución de dejar de fumar.

Además, los expertos señalan que es posible crear nuevos disparadores que desencadenen nuevas conductas, más sanas y a tono con lo que nos hemos propuesto cambiar.

“Por ejemplo, se puede establecer que cuando empieza el programa de noticias de la tarde en la TV es el momento en que vamos al gimnasio y asociar así ambas cosas para crear nuevos hábitos”, apunta Wiseman.

Fuente:
Advertisements

CONSEJOS ÚTILES PARA HACER DINERO CON TUS HOBBIES

Muchos de nosotros soñamos con convertirnos en nuestro propio jefe.

El objetivo es hacer lo que nos gusta todos los días. Pero, ¿cómo de difícil es transformar un hobby en un modelo de negocio exitoso? Estos son los consejos de tres mujeres creativas y exitosas:

1. Sé consciente de lo que vale tu producto

“Si quieres poner en marcha un negocio rentable debes tener claro cuánto quieres ganar al año”, dice Amy Phipps, directora de la asociación Women Who Create UK y de Super+Super, una compañía de artesanía británica. Una vez te has puesto un objetivo, deduce cuánto tienes que invertir para lograr beneficios.

“Para los talleres cobro una tarifa diaria pero también tengo en cuenta mis horas de trabajo. Eso sin olvidar lo que cuesta el material, el alquiler del estudio y lo que vale mi tiempo”. “Ah, y no olvides los gastos de envío. Si te equivocas y mandas tu producto a un lugar equivocado es probable que acabes ‘regalando’ tu trabajo”, explica Phipps.

2. Prepárate para dedicar la mayor parte de tu tiempo a tareas que no te gustan

Si crees que te vas a pasar el día haciendo cosas que te divierten, recapacita.

“Me encanta tejer y adoro diseñar”, confiesa Louise Walker, una emprendedora que puso en marcha un negocio de costura llamado Sincerely Louise. “En realidad, el tiempo que paso en la oficina lo dedico a otras tareas como publicar en redes sociales, mandar correos y solucionar asuntos burocráticos y financieros”.

“Me queda muy poco tiempo para dedicarlo a coser, que es lo que realmente me divierte y por lo que puse en marcha el negocio”, dice Walker.

3. Aumenta tu presencia en redes sociales (y sé auténtico)

“Aunque muchas de nosotras trabajamos solas desde casa, tenemos que estar conectadas”, dice Amy Phipps. Esta empresaria británica cree que las redes sociales son la clave para llegar a tu público objetivo, mostrar lo que haces y dejar que los clientes vean cómo trabajas.

“Mi perfil de Instagram y el uso real que hago de las redes sociales son importantísimos para las ventas y la relación con mis clientes. Creo que la gente quiere ver quién está detrás del negocio”.

“Aunque muchas compañías que fabrican en masa publican imágenes bonitas de sus productos, yo comparto fotos sudando en una clase de yoga, porque eso es lo que hago”, cuenta Phipps.

4. No te olvides del contacto personal con tus clientes

La presencia en redes sociales es muy importante, sí, pero no puede sustituir al trato personal. Hay que salir a la calle a conocer a tus clientes potenciales.

“En Brighton -ciudad del sur de Inglaterra donde puso en marcha su negocio- tengo una comunidad enorme de clientes que conocía el estudio, gente fantástica que venía a los talleres”, dice Phipps. Además, dice la empresaria, es necesario devolver los favores.

“Como ellos me ayudaron, yo también intento ir a todos los eventos que puedo”. Las ferias y los mercados, por poner dos ejemplos, son lugares indicados para crear una red de negocio.

“Busca en Google qué ferias se celebran en tu entorno y vete a comprar algo”, explica Tallie Maughan, directora del estudio de cerámica Turning Earth. “Ir a este tipo de eventos a comprar o vender algún producto te introducirá automáticamente en la comunidad, estarás rodeado de otros artistas y podrás obtener respuestas a preguntas como: ‘¿por cuánto podría vender esto?'”.

5. Necesitas un plan de negocio

“Odio hacer planes de negocio, admite Louise Walker, quien pasó largas horas elaborando estrategias comerciales para poder conseguir un préstamo.

“Aunque sentarse a escribir pueda parecer aburrido, es necesario que analices a tus competidores así como los lugares en los que vas a vender o no tus productos. Ver las cosas con perspectiva es muy útil”.

“Cuando terminas de redactar las 100 páginas de tu plan de negocio sabes todo sobre tu mercado”, dice Maughan.

Este tipo de investigación te proporcionará la seguridad que necesitas para trabajar.

“A pesar de que mucha gente considera que los emprendedores toman muchos riegos, lo cierto es que los que logran el éxito son investigadores brillantes capaces de confiar en su propio juicio”.

6. Desarrolla tus habilidades y aprende a organizarte

Aprovecha todos los recursos que te ofrezcan.

Muchos gobiernos y comunidades empresariales ofrecen cursos gratuitos de formación para emprendedores.

El gobierno me ayudó con mi plan de negocio”, dice Maughan.

“Bueno, en realidad varios asesores me lo hicieron pero yo aprendí a hacer hojas de cálculo, que son la base de mi negocio”, reconoce riendo.

Amy Phipps, por su parte, destaca la necesidad de guardar todos los recibos de forma organizada y las cuentas al día desde el principio.

“Honestamente, si no hubiese guardado todos los recibos estaría lamentándome. Fue lo que más me costó”.

Phipps utiliza desde hace tiempo un asistente de contabilidad en la nube y una aplicación móvil con la que digitaliza los recibos y clasifica las transacciones.

“Son una ayuda increíble”.

7. Búscate alguien en quien puedas confiar

Este es el consejo estrella de Phipps: encuentra una persona a la que puedas confiar los pormenores de tu negocio.Reúnete con ella una vez al mes y deja que analice los objetivos que te planteaste un mes antes.

“Es importantísimo. Como mi gato no va a decirme si estoy trabajando de la forma correcta o no, tengo a alguien que puede preguntarme cómo voy con ese proyecto”.

 

8. Olvídate de trabajar de 09:00 a 17:00

Dedicarte a lo que te gusta no es un trabajo, es una forma de vida.”Prepárate para sufrir. Los horarios normales no son para los emprendedores.El negocio consumirá todo tu tiempo”, dice Louise Walker.

“La diferencia es que lo haces porque te gusta. No dedicaría tanto tiempo a un negocio que no fuera mío. Como lo haces para ti mismo, te pones tus propias normas”.